Saltar al contenido

El pasado 11 del 11 a las 11, tres equipos de Alter Paradox testamos el juego “Escape Bull!”, una fórmula innovadora de juego que incorpora al recorrido del encierro de Pamplona desafíos y acertijos inspirados en juegos o salas de escape.

La pareja ganadora fueron Charlie y Edurne, aunque sólo 30 segundos por encima de Mikel y Xabi y 5 minutos sobre la pareja formada por Manu e Idoia. Todos los grupos pudimos disfrutar de la experiencia (y por supuesto superar el juego), con desafíos de distintos niveles de dificultad, que curiosamente nos hicieron ver con otros ojos espacios de nuestra propia ciudad, no faltaron las sorpresas, las risas y la competitividad entre los equipos. Desde aquí nuestro agradecimiento a Sol y Santi por ofrecernos probar su juego, al que pusimos buena nota.  ¡Mucho éxito!

El pasado 30 de septiembre, un equipo de 4 monitores dinamizó en el Club Deportivo Larraina una tarde de juegos de mesa a la que asistieron 22 personas, principalmente jóvenes de entre 5 y 13 años.

En una tarde gris que marcaba claramente la transición de un largo verano a un tímido otoño, y con la ayuda de Beatriz, Luke, Eduardo y Xabi, hasta 6 familias y grupos de amigos disfrutaron de algunos de los juegos mejor valorados para estas edades. Entre los que más éxito tuvieron podemos destacar la “Escalera Encantada” un juego divertido y muy premiado donde es fundamental estar muy atento, “Speed Cups” un juego donde los reflejos son clave, y “La danza del huevo” un juego activo y desternillante que hizo las delicias de varios de los grupos y que la que sala de juegos pareciese un auténtico gallinero con tantos “¡¡Kikiriki!!”.

Nuestro agradecimiento al Club Deportivo Larraina por su colaboración, el balance de la actividad ha sido muy positivo y fueron varios los peques que preguntaron cuando se repite. También se notó que varios de los asistentes tenía un buen conocimiento de algunos de los juegos, cosa que nos es muy habitual, de hecho sin decir nada más de un grupo se cogía un juego para jugar (un juego muy conocido fue “La polilla tramposa”) y se lo explicaba a sus amistades, lo que hizo que los monitores a veces fuésemos meros facilitadores.